El pasado jueves tuve la suerte de asistir al I Social Meeting Point #smp organizado en Barcelona, un encuentro mensual para los profesionales de la comunicación y del social marketing, apasionados de las redes sociales, individuos, en definitiva, con muchas ganas de compartir y aprender. Todo fue muy 2.0: la convocatoria se realizó a través de estas redes, los asistentes realizaban sus preguntas, sus comentarios, sus ocurrencias  a través de Twitter en cualquier momento, mientras que las actualizaciones se proyectaban en la pantalla a tiempo real (Visible Tweets). Claudio Bravo se encargó de plantear, durante el transcurso de todo el evento, alguna de éstas preguntas a los ponentes. Pedro Jareño de Minube.com y Chris Pomeroy de @itg_spain mostraron su lado más cercano y divertido, estuvieron dispuestos en todo momento a dar lo mejor de sí mismos y aportar lo máximo a los más de 150 asistentes.

Dejaron claro que las empresas que decidan aventurarse en las RS deberán tener bien definida su meta, el para qué. Sin unos objetivos claros, un tiempo marcado y una estrategia definida de antemano, difícilmente acertarán. Estar por estar no sirve, todo lo contrario, puede tener consecuencias nefastas para el empresario. También hay que tener claro que no todas las RS son adecuadas para todas las empresas, de hecho, hay entidades que por sus prácticas no deberían tener presencia alguna en estas comunidades virtuales; todos conocemos muros llenos de comentarios que echan por tierra la reputación de la compañía. No hay solución que valga si primero no cambian su manera de hacer. Es cierto que hay muchos defensores de Tenemos que estar porque hablar, hablarán de todas maneras, pero aquí la cuestión es saber si tienes algo que decir; puedes averiguar qué dicen de ti sin necesidad de estar ahí. Y es que una de las exigencias básicas de cualquier internauta miembro de grupo es la honestidad, y resulta muy difícil, por no decir imposible, manipular o mentir y no pagar las consecuencias en tu red.  Otras de las exigencias básicas del perfil o red social es el afán por mantener una conversación, por aportar algo útil para el usuario de tu red; convertirse en un tablón de anuncios no es una buena idea, no dará los resultados deseados.

Ante la gran pregunta de ¿cómo interactuamos? La respuesta parece sencilla: con naturalidad. Aunque luego no sea tan fácil. Tienes que estar dispuesto a ser transparente, a hablar con humildad y enfocar tus mensajes al usuario, ya sea para averiguar qué puedes hacer por él, qué necesidades tiene o qué es lo que más le gusta, etc. Pedro lo dejó claro: “La clave está en la pasión y la creatividad”. Es una herramienta tremendamente poderosa para conectar con tu target, para fidelizar a tus socios o clientes, para mejorar tu servicio, aumentar la notoriedad de tu marca y, por ende, mejorar tus resultados. “Hablar de tu a tu en internet genera una credibilidad y reputación invaluable”, aseguró Pedro, aunque matizó que “el Social Media permite transmitir de manera más próxima y cercana a la gente, pero hace falta la desvirtualización”.

Si eres emprendedor, tienes un nuevo proyecto o quieres potenciar lo que tienes, algo tan sencillo como lo que hicieron ellos puede darte algunas ideas. Empezaron contando en un pequeño blog  su experiencia desde que deciden crear este espacio dedicado a los viajes y viajeros. “En un inicio la comunicación oficial de minube era un blog corporativo muy particular: contar el dia a dia”, comentó Pedro. La ilusión que tenían y su ingenio les llevó, como estrategia de visibilidad y Branding, a lanzar la idea de contar en directo y a través de su propia RS, las aventuras que vivían en diferentes rincones del mundo durante un año. La idea empezó a gustar en la red, agarraron la oportunidad al vuelo de presentar el plan de SMM en diferentes ferias especializadas; aparecieron patrocinadores y así empezó la acción. Los vídeos alrededor del mundo se convirtieron en una bola de nieve y @minube empezóa a crecer y crecer. Hoy, después de tres años de esfuerzo constante, tienen más de 110.000 viajeros- seguidores- y cuentan con más de 4.000 usuarios activos. Lo interesante en este punto es que todo indica que esos 4.000 usuarios activos no pararán de multiplicarse; hoy suponen el 3-4% del total, pero en cuestión de pocos años, los hábitos digitales y la cultura de retroalimentación entre los internautas se extenderá. En términos generales, Pedro confesó que por ahora muy pocos compartimos contenido en Internet, “sólo un 2% de la gente que navega lo hace por ahora”. Estamos inmersos en este tremendo cambio en la manera de interactuar con los demás y con el mundo que, como bien indicaba Pedro, no tiene precedentes, no cuenta con un manual, no está documentado y no dispone de una única manera de hacer, pero que es una realidad que está aquí para quedarse.

Chris nos explicó una campaña puntual (15.000 euros de presupuesto) para promocionar Eslovenia como destino turístico. Se combinó SMM y Street Marketing.  La misión era llamar la atención en la calle, impactar en los transeúntes y contarlo en internet. A ellos se les ocurrió plantar en las calles de Barcelona y Madrid un caballo típico del país –de mentira pero muy real- para dar notoriedad a Eslovenia y atraer turistas. Y resultó que dieron en el clavo. La gente se paraba para hacerse fotos con el caballo blanco, comentaban, se reían y preguntaban de qué se trataba. Todas las fotografías que se sacaran podían participar en un concurso en la página de fans de Eslovenia. Al final, el caballo dio de qué hablar y acabó teniendo su propia página de fans con más de 2.000 admiradores. Lograron posicionar a Eslovenia como destino turístico alternativo, a la vez que aumentó la notoriedad del país.

También compartiéron sus errores y aquello que han detactado que no funciona con las comunidades:

1) Los concursos que no dependen de la palabra de un notario son peligrosos, pueden crear descontento y diferencia de opiniones una vez entregado el premio.

2) No hay que confundir, una cosa es branding y otra ventas. El smm es muy eficaz en el branding, creer lo contrario puede inducir a error.

3) No todas las empresas deben estar en las redes sociales. Aquellas cuyas prácticas no sean claras, deberían abstenerse.

4) Es mucho peor crear un perfil, iniciar una campaña y no acabarla o no actualizar el perfil que no tenerlo. Por lo tanto, hasta que no sepáis qué queréis comunicar y cómo, es mejor no lanzarse.

5) Es un error convertir el perfil/ red en un tablón de anuncios. Pierdes credibilidad y no aportas valor añadido al usuario que termina por perder el interés.  

6) No todas las RS sirven para determinada empresa. Hay que estar presentes en aquellas que engloban nuestro target.

7) Cometer un error y no reconocerlo/ solventar el problema puede acarrear graves consecuencias que serán amplificadas por las RS. La sociedad es cada vez más exigente y menos tolerante con las irresponabilidades empresariales.

8) Es un error pensar que la RS son una moda pasajera. Se trata de una nueva forma de comunicar que establece un antes y un después.

9) Comprar fans/ admiradores/ seguidores/ “likes” resulta poco ético, genera desconfianza y poco o nulo impacto en los resultados.

10) No establecer plazos y no medir los resultados para afinar la estrategia impiden el correcto desarrollo del plan de SMM. Hay herramientas muy sencillas y gratuitas como Google Analytics o las mediciones propias de las diferentes RS, entre otras, que permiten conocer y delimitar nuestra área de influencia.

“El SMM es un laboratorio en el que todos estamos aprendiendo”, dijo convencido Pedro. Pronto los nativos digitales empezarán a ocupar puestos de mando y llegarán a la cadena de dirección. Su manera de comunicarse impactará de manera definitiva en la estructura comunicacional de la empresa. De hecho, ya está pasando. Cuando estos nativos digitales aterrizan en una empresa y no disponen de las aplicaciones que utiliza cada día en su teléfono, en su Ipad o en su PC para relacionarse con su entorno, sienten algo así como lo que podría sentir un comercial cualquiera que al llegar a una empresa nueva y preguntar por su teléfono móvil obtuviera como respuesta que ahí solo utilizan teléfono fijo y que no disponen de e-mail porque siguen utilizando la carta postal y el fax. Es hora de reciclarse, señoras y señores, pero recuerden “En SMM no hay recetas mágicas, sino enormes oportunidades #smp“.

Así pues, ¡echémosle imaginación y compartamos la experiencia!

Anuncios