Hace unos días tuve la suerte de formar parte del kilómetro cero –palabras del editor- del recorrido del nuevo libro de Luis Bassat, auténtico maestro del arte de la persuasión, Doctor Honoris Causa por la Facultad de Comunicación y Humanidades de la Universidad Europea de Madrid, galardonado Mejor Publicista del siglo XX y coleccionista involuntario de un sinfín de reconocimientos importantísimos por todo el mundo. Su trayectoria es impresionante: ejemplo de reinvención diaria, humildad, paciencia, pasión, esfuerzo, escucha, entrega, etc.

Iteligencia Comercial (Plataforma Editorial, 2011) es su cuarto título en la industria literaria, un guiño intencionado a Howard Gardener y Daniel Goleman, precursores de la idea de que  existe más de una inteligencia: el primero cuestionó la validez de la medida del Coeficiente Intelectal (CI) y el segundo, por su parte, nos habló de la Inteligencia Emocional. Bassat, en la misma línea, sostiene que hay muchas inteligencias: la natural, la heredada, la aprendida, la estratégica, la interpersonal, la comunicativa, la política, la comercial, etc., todas ellas adquiribles.

Le preceden éxitos -auténticos manuales de referencia- como El Libro Rojo de la Publicidad, El Libro Rojo de las Marcas y Confesiones Personales de un Publicitario. Más de 100 personas, familiares, amigos y admiradores, desde estudiantes a presidentes de grandes compañías, le
acompañaron el pasado jueves en la presentación de su último título que no trata ni de estrategias ni de técnicas de venta. Más bien es una descripción de una, o muchas, maneras de hacer, de cómo poner el foco en los demás para no perder la luz del propio camino. Tiene mucho de coaching: invita constantemente a reflexionar, a formularse preguntas distintas,  a mirar por dentro, a cocinar y saborear, de
veras, nuestra realidad. Habla de la amabilidad, de la autenticidad, de la creatividad, del criterio y del deseo de aprender; de la eficacia personal, de la ejemplaridad, del entusiasmo, de la empatía, la experiencia, la gratitud, etc., todos ellos valores humanos imprescindibles para desarrollar, eso que llama, la Inteligencia Comercial.

Incluye, además, todo un capítulo de testimonios y vivencias personales de grandes empresarios como Isak Antic, Emilio Botín, Peter Brabeck,
Francisco Daurella, etc. que, gracias al viejo método socrático, nos descubren su lado más humano. Uno a uno accedió a responder a las siguientes preguntas:

¿Cuál es el rasgo principal de su carácter?

¿Cuál es su tarea profesional preferida?

¿A qué dedica más tiempo cada día?

¿Qué cualidad prefiere en un-a director-a?

¿Participa en las decisiones comerciales de su empresa?

¿Cuál sería su felicidad completa como empresario?

¿Cuál es su empresario favorito en el mundo? ¿Por qué?

¿Cuál es la empresa del mundo que usted admira más? ¿Por qué?

¿Qué consejo le daría a alguien que empieza su carrera comercial?

¿Cuál ha sido el mejor consejo profesional que le han dado en su vida?

¿Puede reconocer un error importante que haya cometido en su vida profesional?

¿Cuál es el mayor error profesional que ha visto cometer a otra persona? (Si no quiere no diga el nombre)

Recomendable y muy ameno…

Anuncios