Destino: naturaleza en estado puro. Íbamos a Soroa (300 km de Varadero), un lugar de Pinar del Rio declarado patrimonio de la biosfera y situado en mitad de la Sierra del Rosario, con más de 800 especies vegetales y casi 100 tipos de aves. Alucinante.

 Image
Nunca había visto árboles tan grandes, con tanta vida en ellos: pájaros, plantas, lagartos varios, enredaderas, palmeras gigantes se erguían sobre un horizonte adornado con mariposas y árboles frutales; casacadas y ríos de agua cristalina.
Image
Fue una gozada ayudar a Matt en su misión de descubrir los peces, crustáceos, plantas acuáticas y ranas que habitaban las aguas dulces de ese lugar y que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. ¿Habéis visto esos sitios en los que la pedicura te la hacen bajo el agua peces metidos en peceras? Pues allí no necesitan del cautiverio. El único inconveniente es que algo que yo diría está entre gamba y cigala, también puede interesarse y propinar algún que otro pellizco. Pero sin importancia. Merece la pena correr el riesgo. Cada poco nos íbamos encontrando con puestos de fruta exótica, zumos para refrescar y plantas para llevar take-away, sin que lo sepa nadie claro.
Image
Visitamos El Orquidiario de Soroa, un parque tropical de grandes dimensiones en el que investigan, cultivan y exhiben unos 700 tipos de orquídeas endémicas y también traídas de otras regiones húmedas del planeta. A saber. La familia de las orquidáceas comprende más de 25.000 especies puras y más de 60.000 híbridos creadas por los horticultores.
Image
Muchas crecen sobre troncos que cuelgan de un gancho a los que se van agarrando con sus raíces; otras lo hacen en jarrones de barro o en tierra directa, a modo de arbusto o árbol. La mayoría tiene un olor imperceptible, aunque también puede ser intenso, tanto agradable como desagradable, incluso fétido.
Image
A media hora de Soroa, llegamos a Las Terrazas, un complejo turístico integrado en plena naturaleza, con cabañas, bongalows, casas de alquiler y escuelas de verano donde los niños pueden realizar todo tipo de actividades al aire libre. A diez minutos, Los Baños de San Juan, un lugar famoso por sus piscinas naturales de aguas medicinales. Tanto lugareños como turistas acuden allí a pasar el día. Hay espacios para hacer picnics  y también dos restaurantes que sirven comida tradicional cubana y refrescos a un precio muy asequible. Pasamos un día de lujo. La única reflexión es que cobrando lo que cobran a los extranjeros por la entrada al recinto (6 CUC + la voluntad por aparcar), el sitio tendría que estar más limpio y cuidado. No será por falta de recursos.
Image
Anuncios