En el marco del Año de la Neurociencia (2012) en España, McCann Worldgroup presentó un libro interesantísimo sobre neurociencia: Tu Cerebro lo es Todo. ¿Cómo y por qué decides? (Plataforma Editorial, 2012). Se trata, tal y como explica Antonio Damasio en el prólogo, de una recopilación de conclusiones surgidas de una reunión de científicos, pensadores y profesionales interesados el los últimos hallazgos de la investigación cerebral aplicados a los problemas de comunicación, creatividad, dirección, marketing y toma de decisiones. Muy recomendable.

En el primer capítulo del libro, Mónica Deza, la persona que reunió a los 14 participantes del foro, una de las pioneras en España en la disciplina de neuromarketing, vicepresidenta del Instituto de Innovación de McCann World-group, compañía que probablemente posea los estudios más amplios del mundo en esta materia, nos introduce en la 4ª gran OLA del cambio: la del conocimiento del cerebro (las tres anteriores representan los cambios en el desarrollo social del ser humano provocados por la aparición de la agricultura, la industria y la tecnología respectivamente).

Universidades como la de Ludwig-Maximilian de Munich, investigadores como Pöpel, Damasio o Scheier o empresas como McCann observan y estudian al detalle, mediante sofisticados mecanismos como la neuroimagen, las reacciones del cerebro ante percepciones y estímulos externos, motivados en muchos casos por fines comerciales que financian las investigaciones. Sea como fuere, resultan fascinantes sus conclusiones para cualquier amante del marketing, de la comunicación o del comportamiento humano en general.

Internet of Things (IoT)

Esta cuarta gran ola se caracteriza por el IoT (Internet of Things): en 2015 habrá 50.000 objetos interconectados aprendiendo de nuestros gustos, hábitos y comportamientos, será cada vez más el Internet de servicios pensados para que el internauta tenga una experiencia lo más confortable posible, totalmente adecuada a su perfil. No tendrá ni que pensar, las cosas le vendrán hechas, las máquinas cruzarán datos e identificarán la mejor opción, lo que en opinión de Mónica Deza no solo incidirá en el comportamineto sino también en el modelo de pensamiento.

Explica que hoy por hoy hay dos grupos de expertos diferenciados: “los que creen que Internet está vulnerando la capacidad de pensamiento en profundidad de las nuevas generaciones y aquellos que creen que en un futuro inmediato la combinación de las nuevas tecnologías con el cerebro humano aumentará exponencialmente nuestra capacidad intelectual”. Volvemos a la teoría de la relatividad de Einstein y a eso de que depende del color con el que se mire. Unos dicen que la Red disminuye la capacidad de atención y reflexión al proporcionar la información a una velocidad de vértigo y en dosis pequeñas; otros investigadores aseguran que estamos ante las primeras herramientas que ampliarán la capacidad mental de ser humano. Expertos en Inteligencia Artificial como Raymond Kurzweil inciden en que las nuevas generaciones utilizan Google no como un buscador de contenidos sino como un <<amplificador de la memoria>>.

Habla de Generación Snack , la que es “capaz de digerir cualquier tipo de información si se presenta despiezada en píldoras y es comprensible a gran velocidad. Huyen de textos completos que requieran lectura profunda y modelos de pensamiento complejos […] No interesa el contenido como un todo, sino la disgregación del mismo […] Las empresas se enfrentan a un nuevo tipo de cliente que busca información de forma distinta, decide por tanto de forma diferente, tiene una expectativa de consumo inferior a la de hace unos años e incluso sigue un nuevo modelo de pensamiento”.

Mónica Deza plantea la siguiente reflexión: “¿Quién se considerará más inteligente en el siglo XXI: quien tenga la memoria física más potente o el que más eficazmente sea capaz de gestionar la memoria virtual y encontrar la informacíón más adecuada en el mínimo tiempo posible?” Yo creo que es evidente: ¡dependerá de si hay conexión o no! 😉

Anuncios