¿Felicidad en el trabajo? Cada vez son más las organizaciones que se suman a la apuesta por el talento. Estas empresas, pequeñas, medianas y grandes que hoy sobre salen, apuestan por las personas, por modelos de gestión alternativos, colaborativos y abiertos. Ponen el foco en reforzar la creatividad, el compromiso, la satisfacción, el sentimiento de pertenencia y, por consiguiente, consiguen aumentar de manera muy significativa la productividad y los resultados de las personas y los equipos que las integran.

Juan Carlos Cubeiro profundiza en la materia explicando que en esta era del talentismo en la que estamos inmersos, a diferencia del capitalismo, lo intangible (factores de beneficios futuros que no tienen naturaleza física o financiera, como el capital humano, los clientes, la marca o las expectativas de futuro) es mucho más valioso que lo tangible, lo emocional pasa por delante de lo racional (el liderazgo es en más de un 90% pura inteligencia emocional) y los conceptos (hemisferio derecho del cerebro) complementan necesariamente el análisis (hemisferio izquierdo).

Es importante trabajar las emociones que tenemos asociadas a determinadas situaciones y personas si queremos empezar a hacer las cosas de otra manera. Es nuestra responsabilidad.

 

Anuncios